Café Nación

“El alcalde es una persona que escucha todos los argumentos”

William Dau pierde a su mano derecha: la gerente de la ciudad Mónica Fadul. Apenas unos días atrás se había ido el director de salud del Distrito Álvaro Fortich. Sin Fadul, Dau pierde una cabeza que lo estaba acompañando a frentear la pandemia del coronavirus, en momentos caóticos en los que la ciudad triplica sus casos en sólo 10 días.

La salida de Fadul es un golpe fuerte porque, además de la importancia de su cargo, ella y Dau conformaban una gerencia dipartita para hacerle frente a la pandemia.

Como aquí lo contamos, Fadul era una suerte de vicealcaldesa que se encargaba de administrar el día a día de la ciudad y de otros temas vitales, como por ejemplo las relaciones con el Concejo.

Café Caliente entrevistó a la exfuncionaria para aclarar algunos rauidos que vienen rondando la razón de su salida, paralelamente a la salida de Álvaro Fortich.


Café Caliente. Lo primero: Supimos por dos fuentes distintas que tienen cómo saberlo que en su renuncia habría tenido que ver con un presunto distanciamiento, pues usted sentía que no era escuchada por el Alcalde. ¿Es eso cierto?

Mónica Fadul. Te cuento que soy amiga de responder siempre y con la verdad y la razón: así las cosas, no es cierto. Las razones obedecen a asuntos estrictamente personales, afincados en mi fuero interno. Y allí permanecerán.

CC. ¿No es curioso que sea paralelamente a la renuncia de Álvaro Fortich?

— Fadul. Los abogados aprendemos en materia probatoria que esto es circunstancial. Es común que eso suceda en las instituciones. Y las cosas pueden confluir solo en apariencia.

CC. Hay ruidos de que el exfuncionario Fortich y usted planearon las renuncias para poner contra las cuerdas al gobierno Dau y que hubiera una intervención Nacional, ¿qué dice sobre esto?

— Fadul. Estas teorías me superan. Qué pena que la fuente esté mintiendo.

No he tenido en mi vida un solo acto de esta naturaleza porque los desprecio por esencia. Respeto primero los valores de la democracia. Y mi teoría, es que primero cae un mentiroso que un ladrón y por eso no falto a la verdad.

CC. Más allá de si hubo o no distanciamiento con Dau, ¿se sentía escuchada por él? Álvaro Fortich en un programa local dijo que no, que incluso Dau cuestionó su gestión.

— Fadul. Contraviniendo mi decisión de no conversar el tema y agotarlo en lo que ya manifesté, te he conversado con mucho afecto. Lo del Doctor Fortich solo él puede decírtelo. Y sí , el alcalde es una persona que escucha todos los argumentos.

CC. Renuncia, pero se dice que seguirá ayudando al gobierno Dau, ¿desde qué esfera de lo público ayudaría?

— Fadul. Mi compromiso desde hace muchísimos años, ha sido y es contribuir a construir una ciudad incluyente, próspera, libre de tantos flagelos, en fin, una ciudad donde sus gobiernos estén en función exclusiva del bien colectivo. En ese sentido desde el ámbito en que continúe desarrollándome profesionalmente, participaré bien como
ciudadana o en representación de otros, en los espacios de deliberación democrática.

CC. Los ruidos de una intervención nacional se escuchaban desde hace años en Cartagena, sumida en una crisis institucional y social evidenciada en los 11 alcaldes que tuvo en la última década, una posibilidad que parecía superada con William Dau. ¿En la intervención hay manos uribistas?

— Fadul. Yo no veo en ninguna parte que haya una acción de esa naturaleza contra el alcalde. Por contrario, él ha recibido manifestaciones de apoyo constantes desde todos los sectores que están interesados, como lo está él, que a la ciudad le vaya bien.

CC. ¿Cómo califica la gestión del Alcalde frente a la pandemia?

— Fadul. Cartagena y su alcalde fueron pioneros en la adopción de decisiones de defensa de los ciudadanos contra la pandemia. No ha escatimado ningún esfuerzo personal ni en la disposición de los recursos públicos en la acción humanitaria. Más de 100.00 entregas hablan por ello.

En cuanto al tema sanitario, el Covid tomó a la ciudad en condiciones muy precarias que saltan a la vista, y con una institucionalidad del sistema frágil; la respuesta no ha sido la ideal frente a las cifras que hoy se observan y que demanda acciones de mejora consistentes; todo sin perder de vista que también los ciudadanos somos corresponsables, pues en las democracias participativas todo lo que hagamos o dejemos de hacer tiene consecuencias.

Click to comment

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

Más leído

To Top